PARADE
Todas Las Estrellas (2006)

24 septiembre 2006 | Por | Categorías: 00's, 90's, Discos, Grupos, Pop Español

Parece que aquellas cosas que más se anhelan son las que más tardan en llegar, de este modo, y después de tres años de espera para conseguir el nuevo trabajo de Parade, todavía restaban dos desesperantes semanas en las que me consumí en la impaciencia hasta que el funcionario de turno se dignó en traer a casa Todas Las Estrellas.

Quizás cabría pensar en lo absurdo que pueda resultar desesperarse ante el retraso en la llegada de un disco, siempre hay tantos pendientes por escuchar que la llegada de uno más ha acabado por convertirse en una rutina carente de emoción. ¿Qué hace que un disco de Parade motive una excitación antaño olvidada?. Sencillamente, Parade (Antonio Galvañ) es un fenómeno absolutamente anómalo dentro del Pop, tan acostumbrado a vulgares copias de otras copias ya escuchadas con anterioridad. A estas alturas hemos aceptado con verdadera sumisión la falta de originalidad, y más aún, nos parece normal que un grupo facture disco tras disco sin preocuparse por añadir o restar nada a la fórmula original con la que trabaja desde sus inicios. Así, un disco de Parade siempre se convertirá, con independencia del resultado final, en objeto sana curiosidad, una ventana a la que asomarse y contemplar un paisaje familiar que ha ido cambiando a través de las “estaciones” que el tiempo nos ha deparado.

Ya han transcurrido ocho años y cuatro diferentes paisajes los ofrecidos por Parade desde su nacimiento discográfico en 1998. Así Parade, su debut, supuso una verdadera revelación para aquellos que quisieron acceder a ella en un momento en el que el Pop español andaba más muerto que vivo en medio de estertores noise y el nuevo tonti-pop que empezaba a asomar. Parade nos muestra a un artista completamente ajeno a la realidad musical imperante, un conjunto de once canciones de extrema sutileza y base minimalista, historias que van de lo onírico a la ciencia ficción a la que tan aficionado es Antonio Galvañ, un disco sobresaliente al alcance, desgraciadamente, de muy pocos paladares dispuestos a disfrutar de semejante manjar. El siguiente paso (obviando el Ep Metaluna) lo encontramos en Consecuencias De Un Mal Uso De La Electricidad, segundo trabajo que supuso un fugaz encumbramiento y popularidad de Parade, gracias a un sonido mucho más completo, contundente y a unas composiciones más accesibles y amables como Radio, Mi Erizo y Yo o Niño Zombi que, no obstante, no pierden la inocencia del sonido de Parade. También será éste el más fantástico de sus álbumes en cuanto a letras. En 2003 aparece Inteligencia Artificial y volvemos a observar un nuevo giro en el sonido, e incluso letras, de Parade. Antonio Galvañ parece de esas personas que se aburren soberanamente al hacer dos veces la misma canción, así que Inteligencia Artificial será el disco que contiene piezas inmensas como Romance Morlock, verdadero melodrama orquestado en la que Antonio plasmará su devoción por cantantes melódicos italianos, parte de la influencia de un disco de aires más ¿mediterráneos?. Así el disco tiene temas que pueden adscribirse al Parade más conocido, como Nikel Cromo, Bucle Surf o Corre, Newt junto con “novedades” estilísticas en El Informe, Juan Metralla o Llama que son el verdadero corazón y encanto de un disco que quizás no fue comprendido y valorado en justicia, al esperar muchos de sus seguidores un nuevo Consecuencias De Un Mal Uso De La Electricidad.

Pero volvemos a las dos semanas de espera, por fín el cartero deposita en mi buzón Todas las Estrellas, al descubrir el digipack que contiene el disco me tropiezo con una bonita ilustración a cargo de Mario Feal que me muestra a una figura familiar, es Antonio Galvañ, con su imagen (real, por otro lado) de profesor señalando al cielo, hogar de tantos de sus sueños. Pero en definitiva lo que nos importa es la música, hay que buscar las sorpresas que nos depara Todas las Estrellas, porque acostumbrados como estamos a las novedades en cada disco éste no puede ser menos. Y las hay, por de pronto el sonido de Parade ha variado gracias a la profusión del empleo de las guitarras, encontrándolas 75% de las canciones del disco, una inclusión que oxigena el sonido de las canciones, mostrándonos una nueva y favorecedora manera de vestir las canciones. Pero, junto con las guitarras, el piano en esta ocasión parece sonar más puro que nunca, aunque quizás esta sea una percepción afectada por el impacto de Flora Rostrobruno, probablemente la más aleccionadora historia compuesta por Parade hasta la fecha, y también la más bonita y una de las más tristes. Antonio relata en Flora Rostrobruno, y solo acompañado por el piano, la trágica historia de una bruja que para su posterior desgracia se encariñará del niño que debiera de haber sido su víctima. Una canción inolvidable desde la primera escucha que da cuenta del genio de Parade y que enamora sin remedio.

Pero no es la única que surte este efecto en el oyente, ya que tras el encantador prólogo de Todas las Estrellas poniéndonos en situación, se suceden un buen número de temas que más que nunca consiguen atrapar desde un primer momento, empezando por Cuando Besó a La Cosa del Pantano, una estupenda historia de resistencia de la protagonista al rechazo colectivo al monstruo del pantano, con dos planos en la letra y diferentes ritmos que terminan de darle el toque de gracia a la canción. ¿Y Usted Qué Sabe Hacer? desprende ternura infinita por su protagonista, tantas veces visto en televisión, ese hombre gris que sale del trabajo y al llegar a casa empieza a trabajar en una afición que le absorbe por completo, la canción está impecablemente arreglada gracias las guitarras y un genial trabajo a la percusión. Determinista es otro gran tema, oscuro y triste con una instrumentación opresiva con el sujeto de la historia inmerso en la soledad, tema tratado desde otra perspectiva y humor en El Último Hombre Vivo.

Así, con esta sucesión de temas más o menos instantáneos, pudiéramos pensar en la mayor ligereza de este último disco respecto al resto de la discografía de Parade, nada más alejado de la realidad, creo que estamos ante el mismo artista perfeccionista de siempre, nada parece haberse dejado al azar en el disco, sencillamente parece haber salido un disco apto para el disfrute de más personas, sin que ello sea en absoluto pretendido. También hay lugar para pequeñas joyitas al estilo de Miskatonic Universidad rescatando y superando esos coros Doo-Wop ya empleados tiempo atrás en Niño Zombi. O esos Beach Boys que hacen aparición en las voces de Un Paseo Por Mi Cabeza, tema compuesto por Paco Tamarit. Cada canción de Todas las Estrellas posee su encanto; Estación Espacial, con ese astronauta en absoluto interesado por salir de su pequeño mundo fuera de la atmósfera, Algo Mejor Que Hacer con la que todos podremos haber sentido identificados en algún momento o La Cena del Sr. Lobo y la agria realidad que encierra pueden destacarse tanto como cualquier otro tema del disco.

En conclusión, en mi muy modesta opinión de fan más que declarado, y después de numerosas escuchas, creo que estamos ante el mejor trabajo publicado hasta la fecha por Parade. Un disco redondo desde la primera hasta la última canción, sin el más mínimo lugar para el relleno (como es costumbre) y con un Antonio Galvañ que sin salirse de cierta “marca de la casa” se ha reinventado por cuarta vez, logrando un disco que junto a sus predecesores compone una discografía a la altura de muy pocos artistas y que puede mirar de tú a tú sin disimulo a esas figuras que él admira.

Así pues, enhorabuena.

Todas Las Estrellas, así como el resto de la discografía de Parade puede adquirirse a muy buen precio a través de la web de Spicnic

8 comments
Deja un comentario »

  1. […] Las letras, eso sí, siguen siendo impresionantes: poca gente es capaz de encontrar tantas metáforas escondidas a un lobo comiendo carne fresca, a la creencia de que todo está determinado o a la sensación de que crees en algo, pero sólo se manifiesta a otros. Mención especial a la oda en honor de todos los abúlicos (Algo mejor que hacer) o a las personas con raras aficiones, frikis de un mundo que no conocía esa palabra y que nunca les respetó, aunque sí les utilizó para diversión propia. En definitiva, Todas Las Estrellas me convence y me hace disfrutar, pero no me parece mejor que lo que ya había conseguido. Desde que lo escuché, tengo un símil en la cabeza que creo define bastante bien lo que significa para mí. Si Inteligencia Artificial fue el Revolver de Parade, el disco que abría nuevos y estimulantes caminos en el estilo propio, Todas las Estrellas es su Smiley Smile, un gran disco (a ratos enorme) al que le pesa su juguetona dispersión y la pequeña leyenda de maravilla que se había creado en torno a él durante su grabación. Y aún así, es de lo mejor que he escuchado en los últimos tiempos. (Sí, ésta es una de esas reseñas gruñonas y Hay quien no tiene tantas dudas al respecto) […]

  2. Hola Manolo,

    Yo me encuentro en la misma situación que comentas tú al principio de esta reseña… esperando al funcionario de turno, con ansiedad. Después de escuchar las 4 canciones de radio spicnic y después de leer esto, la ansiedad crece y crece. Y si tú dices que es el mejor disco de Parade, pues quién lo va a poner en duda…
    Me encanta tu blog… creo que ya te lo había dicho. Y a ver si nos vemos pronto…

  3. Hola Marco,

    ¡¡Sorpresa!! ¿desde cuándo tienes esa página web?. Cuando llegue a casa me la repaso enterita, cuánta noticia nueva. No sabía nada de ese disco de Raro y Apenino en Foxglobe, voy a probar en Poppolar a ver si hay alguna copia. Y también he tenido noticia por primera vez de El Oso Goloso…..en fin, esta tarde me lo descargo todo y voy escuchando 🙂

    El disco de Parade es sublime y estoy seguro de que te va a gustar tanto como a mí. Espero que tenga el reconocimiento popular que creo le faltó a Inteligencia Artificial.

    El último fin de semana de Octubre lo paso en Santiago, a ver si hay suerte y cenamos juntos, tenemos muchas ganas de veros.

    Un abrazo,

  4. La página web la he acabado la semana pasada, así que está recién estrenada. Y sí, estoy haciendo muchas cosas distintas y preparando ya nuevo disco de Apenino. Del disco de Foxglove yo sólo tengo una copia para mi, pero supongo que aún les quedarán copias. Las canciones son las mismas que están para descargar en la web.
    Nosotros también tenemos ganas de veros, así que a ver si coincidimos, pues.

  5. esto si que es un blog y no el «tenderete» ese que nos hemos montao nosotros. Desde luego da gusto encontrar estas cosas por la red. enhorabuena.

    (en cuanto a lo que comentas del color y repitiendo lo que te respondo «in situ»…esperamos poder cambiar pronto). Saludos.

  6. […] Sí, así contado suena horroroso, pero a Oliver todo le cuadra, igual que le cuadran también a Parade todas sus obsesiones musicales. Precisamente es el murciano uno de los pocos que ahora mismo pueden entrar en el mismo saco que Joan Miquel Oliver: dos músicos que unen el mejor pop de los años 80 con músicas atípicas (toques mediterráneos, arreglos imposibles, guiños por doquier) y que crean grandes canciones con personajes o imágenes duraderas. […]

  7. […] 360º de separación […]

  8. […] todo le cuadra, igual que le cuadran también a Parade todas sus obsesiones musicales. Precisamente es el murciano uno de los pocos que ahora mismo pueden entrar en el mismo saco que Joan Miquel Oliver: dos […]

Deja un comentario