C/ Santa Hortensia, 14 - MADRID 28002

Todos los conciertos comienzan a las 22:00 h.
Entrada: 7 euros con refresco o cerveza.


DATOS DEL ARTISTA O GRUPO

ALABAMA WALKITALKI

Lecturas: 2404

Adelante sin cabeza. Crónica de un ensayo esférico.

Cuando el entrevistador llega al local de ensayo de los (hoy por hoy) Alabama Walkitalkis, ya intuye que no va a poder hacer muchas preguntas (o que no se las van a responder).

El local es de un tamaño de lo más reducido: apenas 9 metros cuadrados en los que se amontonan toda clase de instrumentos, personas y tabacos. No siempre la verticalidad es la norma.

En lo primero que me fijó es en un mala bestia de 2 metros que responde al nombre de Pablo Bruto. Tiene presa una guitarra que se retuerce entre sus manos mientras suena tratando de escapar (la que suena es la guitarra no el interfecto). Parece que no constata que ando por allá.

Junto a él está Manu. Tic en el ojo. Tiene entre sus manos otra guitarra, pobrecita. En cambio, parece que no la intenta desmembrar: se contenta con sus cuerdas vocales, que vibran, rugen y repiquetean en su laringe. Habrá que verle cantando, ya que esto lo hace para aclararle a sus compañeros que hoy no se ha duchado, que si lo quieren comprobar.

En la otra esquina del cuadrilátero está Kike. Parece que lo que toca es un donuts de chocolate y hace unas cosas con el micro que enfurecen a sus compañeros. A diferencia de los anteriores, él si me ha visto. O ha visto a través de mí (no termina de enfocar. Creo que toca el bajo pero se le ve más con un donut (en las manos). Cuando me decidía a salir sin hacer una sola pregunta, me cruzo con Álvaro. Es el más joven de los cuatro y conserva todas las piezas dentales. Cuando me ve, me escupe y me abraza a la vez. Nunca pensé que eso fuera posible. No, no le conocía de nada.

Logro salir del local con un fracaso periodístico a cuestas. Lo que si escucho es la música que pergeñan: una mezcla de rock setentero con cosillas de los noventa tocados por una lavadora ebria.

Lo único que saqué en claro (y porque lo tenían escrito en la pared) es que van a dar un único concierto: así que el 10 de mayo será la primera y última ocasión de ver a Alabama Walkitalki en directo. No saldrán de allá vivos.