C/ Santa Hortensia, 14 - MADRID 28002

Todos los conciertos comienzan a las 22:00 h.
Entrada: 7 euros con refresco o cerveza.


DATOS DEL ARTISTA O GRUPO

BAREI

Lecturas: 2045

Dicen que ya en el "corralito" saltaba y me movía como una loca en cuanto había música alrededor y es que siempre me gustó mover el esqueleto descontroladamente intercalado con algún grito que otro haciendo que cantaba. A los 2 años ya salía de mi voz un idioma parecido al inglés que me inventaba pero que parecía cuadrar con lo que en ese momento sonaba en el coche. De ahí mi amor por la música británica, el soul, el funky y el pop-rock... Y es que siempre había en casa música sonando o alguien cantando. Casi siempre mi madre, quien me enseñó las primeras canciones y con quien empecé a chapurrear en las reuniones familiares o simplemente en casa con su guitarra y mis hermanos. Y de ahí a las reuniones con amigos y en el colegio. Mis primeras composiciones compartidas fueron con las amigas de clase (primeros desamores, algún concurso que otro...) y más tarde en mi adolescencia comencé a estudiar un poco de piano, lenguaje musical, baile, guitarra, pero tengo que decir que no le prestaba mucha atención porque siempre había una canción que cantar o algo que bailar antes que estudiar. Una pena no haberlo aprovechado al máximo. Ahora es cuando uno se da cuenta. En cambio, las clases de canto que empecé hace 10 años, siempre las he tomado más en serio, quizá porque cantar es lo realmente innato.

A los 17 empecé a colaborar con otros artistas amigos y con 18 participé en el Festival de Benidorm con otro cantante bajo el nombre de "Dos Puntos". Tras eso empecé a grabar varias maquetas: la primera de versiones, la segunda con canciones que alguien compuso para mí y que nunca habían sido editadas antes, entre las cuales se grabó mi primera canción como única compositora, en cuanto a la música se refiere. Escribir ya lo hacía desde mucho antes. Desde que era una enana bailaba delante del espejo del baño, de mi habitación, y me imaginaba dando un “gran” concierto en Las Ventas, siempre en Las Ventas... todo artista madrileño sueña con eso ¿no? Sólo es el comienzo de una ilusión. Dicen que hay que visualizar y verbalizar lo que quieres conseguir para atraerlo hacia ti. Eso hago yo cada día y en cada espejo, jejeje!!

En julio de 2005 me fui a Miami a componer y grabar el tercer disco. Estuve 1 año exacto allí, bueno yendo y viniendo cada 3 meses por eso del visado de turista, que es un auténtico rollo la verdad. En ese disco todas las letras nacieron de mí, de mis vivencias, mis miedos, mis desamores, mis sueños... La música en cambio la crearon los dos músicos que lo produjeron. Trabajé con los más grandes de allí como Dan Warner y Lee Lewin (guitarrista y batería correspondientemente de artistas como Celine Dion, Fugees, David Bisbal, Juanes, Vega, etc.) y Rayito (guitarrista y compositor de muchos de ellos) aquel niño prodigio español que con 4 años, con una guitarra más grande que él, tocaba ya con Paco de Lucía.

A mi vuelta, empecé a tocar en diversas salas de Madrid con el repertorio que había traído de aquella inolvidable experiencia. Llevo 3 años dando conciertos de un lado para otro por salas de esta ciudad. Llevo 2 años sin parar de componer y de coger la guitarra y ver qué me cuenta o qué tengo que contarle yo… adoro este lenguaje, el único… UNIVERSAL!

Entre tanto, seguí colaborando con artistas del circuito como Montoto, Mr. Kilombo, Jesús Garriga, Rash, Conchita. Además fui la voz del single "Open up" de Los Monjes Budistas que se publicó el año pasado y que sonó en los 40 varios meses. Era gracioso escucharse en Rodilla, en el Leroy Merlin y sitios así, jeje! Y aquí sigo, componiendo, grabando una cuarta maqueta, tocando todo lo que puedo y sin perder la ilusión en el momento más difícil de la “historia de la música”. Confío en que después de una crisis, las cosas se reinventan y viene un periodo de fruto, de innovación, de imprescindible creatividad para salir del paso, de calma después de la tormenta. Que así sea!!

En fin, el hecho es que amo la música, lo que me hace ser, lo que me hace sentir, por su universalidad, por su capacidad de tocar corazones, por su fluidez, su libertad, sus diversas personalidades, su “gran alma”. Ojalá pueda dedicarme a ella toda mi vida. Sería el mejor regalo. “Mi primer y último amor”. No el único… claro. Y si tienes un amor... tienes que cuidarlo!! Seguimos soñando! Un besazo enorme y mil gracias por compartir este ratito con mi corazón.