Club Ajedrez Villaverde

Página web del Club de Ajedrez Villaverde [Madrid]
Ads

Crónica Ronda 4

Al igual que Aragorn regresó a Minas Tirith, el gambito de rey “regresó” a esta ronda de la semifinal. Dos gambitos de rey “puros” y uno “diferido” (una vienesa con f4…). Por cierto, como me dijo un jugador de gambito de rey: “La gracia es que luego se acaba jugando un finalito”. Y así sucedió. Por cierto, de nuevo 4 francesas… y 3-1 a favor de las blancas.

Mesa 1: David Ballesteros – Amílcar Álvarez: +-.

Mesa 2: Marcelo Rodríguez – Razvan Iagar: ½-½. Una “holandesa doble”:-). Las blancas sacrifican un peón a cambio de dejar a la torre negra de a8 y al alfil de c8 encerrados. Un gran negocio. Luego consiguen abrir el flanco de rey. El caso es que fallan el remate, se apuran de tiempo, y las negras consiguen “remar” y aguantar las tablas.

Mesa 3: Andrés Cabañas – Ricardo Ciuró: ½-½. Las negras se quedan bien en la apertura, e incluso parece que pudieron jugar con más ambición. Luego en el finalito parece que las blancas cogen la iniciativa y “aprietan”. Las negras con peón de menos se defienden con precisión y el final de torres es tablas.

Mesa 4: José Antonio Calderón – Ayar Rodríguez: ½-½. Otra francesa. Se llega a una posición compleja con posibilidades para ambos bandos. Las blancas parecen montar una peligrosa iniciativa en el flanco de rey, pero las negras se defienden correctamente. En una posición complicada y con poco tiempo, ambos jugadores repiten jugadas.

Mesa 5: Jesús Vázquez – José Ángel López de Turiso: 1-0. Un gambito de rey diferido ;-). Cuando parece que las negras han igualado, hacen una maniobra un tanto extraña que permite a las blancas tomar la iniciativa en el flanco de rey. Las negras se defienden bien pero gastan mucho tiempo. La posición se vuelve “caótica”: ambos reyes “ventilados”, y con peligro de mate. Las blancas por el camino se llevan un peón. Luego las negras permiten que el caballo blanco se active ganando tiempos y caen en una clavada mortal.

Mesa 6: Francisco Pérez – Alberto García: +-.

Mesa 7: Antonio López-Andújar-Emilio Martín: 1-0. Otra francesita. Las negras intentan minar el centro blanco con …f6, pero la jugada tiene un fallo táctico que pierde un peón. A pesar de que la posición del rey blanco se ha debilitado algo, las negras no tienen compensación. Y su rey acaba en f7. Luego inicia un largo peregrinaje al flanco de dama en busca de refugio. Pero allí tampoco encuentra descanso. Las blancas ganan material y continúan con su cacería del rey negro.

Mesa 8: Alberto Pastor – Antonio Arjona: 1-0. Una posición típica de peón de dama aislado. Hay un momento que parece que las blancas pueden intentar jugar como en la mítica partida Smyslov-Ribli de la semifinal de candidatos por el año 83 o 84, donde el gran “Basilio” lo borda ;-). Sin embargo optan por simplificar a un final de torres, que debería se tablas. Las negras en el final pierden completamente el hilo de la partida, y luego se “dejan” una torre pensando que el peón d coronaba, pero las blancas lo paraban fácilmente con una intermedia con jaque.

Mesa 9: Alfredo Lorenzo – Pablo Salcedo: 0-1. Una posición complicada y maniobrera, donde las negras se llevan la mejor parte en las maniobras, quedándose mejor, con presión sobre el peón de e4 y el flanco de dama blanco. Las blancas se apuran mucho y pierden primero un peón y luego un segundo “intentando” liar. Las negras simplifican a un final fácilmente ganando.

Mesa 10: Napoleón Tipter-Francisco Vázquez: 0-1. Un gambito de rey que pronto desemboca en un final más agradable para el negro (pareja de alfiles y un peón “extra” en el flanco de rey). De pronto el final se vuelve muy salvaje, y las negras montan un peligroso ataque con las pocas fuerzas que tienes: las dos torres, el caballo y los peones del flanco de rey. El rey blanco hace el equilibrista por las columnas g y h. La posición se simplifica más y las negras tienen un rey de ventaja en el flanco de dama :-), pues el rey blanco anda en g5. Las negras sacrifican su caballo por los peones blancos. El rey blanco y el caballo no pueden hacer nada para parar a los tres peones negros.

Mesa 11: Arturo López-José J. Cáceres: 0-1. Otro gambito de rey. Desembocan pronto en un final donde las blancas tienen ventaja de desarrollo. Sacrifican un peón para aumentar la presión. Las negras se defienden bien. Llega el momento de recuperar el peón y jugar una posición igualada. Pero las blancas no lo hacen y quedan con peón de menos. Tras varias aventuras más, con las negras muy apuradas, se llega a un final de caballos con material igualado que debe ser tablas. Las blancas se equivocan y permiten el cambio de caballos. Y se llega a una posición curiosa en un final de peones, donde las blancas hacen tablas si juegan al estilo “Réti”. Pero se ve que los estudios clásicos de ayer y hoy ya no están de moda :-).

Mesa 12: Alfonso Canseco – Luis Vicente Martín: 1-0. Apertura muy “insípida” de las blancas. Maniobras de ambos bandos de aquí para allá. Las blancas parecen maniobrar mejor, y consiguen una peligrosa iniciativa. Se infiltran por la columna a y presionan sobre el peón de c6 negro. Las negras se equivocan y se cuelgan una pieza al mover, permitiendo una combinación simple.

Post Metadata

Date
January 20th, 2010

Author
Club Ajedrez Villaverde

Category

Tags

Leave a Reply