EMMY THE GREAT & TIM WHEELER
This Is Christmas (2011)

22 febrero 2012 | Por | Categorías: 00's, Discos

En esta vida hay que buscarle el lado positivo a todo. Por aquí hemos tomado la decisión de hacer las cosas con calma, basta ya del estrés de lanzamientos a los que nos hemos visto sometidos desde que Inet llegó para quedarse. Los discos han reconquistado el sitio del que nunca debieron de salir, el salón de casa, y hemos vuelto a ESCUCHAR música, después de haber dedicado demasiado tiempo a oírla. Pudiera parecer que estamos diciendo lo mismo, pero no es así, para la mayoría de la gente (auténticos aficionados incluidos) la música se ha convertido en eso que suena mientras se hace otra cosa o se viaja de un lado a otro, de este modo los discos se van consumiendo y llega el momento en el que ya no se tienen ganas de volver a reproducirlos sin que de veras hayan sido descubiertos. Tiempo atrás aprendíamos la letras de las canciones de memoria, pero ahora…¿alguien sigue haciéndolo? Suponemos que sí, pero serán los menos, ya que hay tanta música que escuchar que no hay tiempo a fijarla en la memoria, mucho menos de valorarla con justicia.

Hemos vuelto al pasado, eso supone escuchar menos discos, pero también disfrutar enormemente de lo que ponemos en nuestro giradiscos o reproductor de Cd’s. El acto de sentarse en el sofá para dedicar toda nuestra atención al disco que suena es un placer que todos, sobre todo los menos veteranos (que ya nunca lo hicieron), deberíamos recuperar. Sí, esto supone que sólo podremos escuchar un par de discos al día, pero…¿para qué más?

Un efecto secundario de esta manera de disfrutar de nuestra afición es que los discos se van acumulando, de modo que las novedades ya no lo son cuando las descubrimos, pero poco importan unos pocos meses de retraso en la escucha de un disco, aunque en ocasiones como la de hoy sí que cabe decir que hablamos a destiempo. Este invierno tan poco frío que estamos pasando ha hecho que empiecen a florecer los primeros árboles casi con dos meses de antelación, no parece este contexto el más adecuado para hablar de un disco navideño, pero como 360º de Separación camina por su cuenta, hoy toca recomendar un disco absolutamente invernal.

No recordamos si se ha hablado por aquí en alguna ocasión de Emma-Lee Moss, la chica que se esconde bajo el nombre artístico de Emmy the Great, pero lo cierto es que esta mujer es una de nuestras féminas favoritas de los últimos años, gracias principalmente a First Love, un primer trabajo que nos conquistó por completo pero que desafortunadamente no ha visto una continuación a su altura en Virtue, el segundo trabajo de Emmy the Great, publicado en 2011. Siempre decepciona ver como uno de esos artistas que han logrado hacerse contigo (en este caso tanto en disco como en directo) caen en picado, sin embargo Emmy the Great nos reservaba para fin de año toda una sorpresa, y es que junto con su novio Tim Wheeler, no tuvo mejor idea que lanzar un disco navideño, siempre una más que ardua (y normalmente nefasta) idea.

Nuestra primera impresión al saber que la relación de Emma-Lee Moss y Tim Wheeler pasaría de lo sentimental a lo musical en forma de todo un disco fue de incredulidad, el cómo lograrían aunar tan dispares orientaciones musicales nos resultaba difícil de comprender. Ella siempre tan discreta, apoyada por su guitarra acústica, practicando un estilo a medio camino entre el Folk y el Indie Pop, mientras que él…bueno, todos conocemos a Ash, inundaron principalmente los 90’s con su Pop jovial y adolescente, a medio camino entre el Power Pop y ese mal llamado Brit Pop. La combinación entre la delicadeza de First Love y la locura de temas como Kun Fu o Angel Interceptor a priori se veía complicada, más en un disco de temática navideña. ¿Quién llevaría las de ganar? ¿Estaríamos ante un disco en la línea de la pusilanimidad de Emmy the Great o sería una navidad que nos hiciera bailar dando saltos en cualquier nefasto cotillón de fin de año?

Ante todo This Is Christmas es un disco navideño, puede parecer una perogrullada decir algo así, pero después de todos los discos navideños a los que nos hemos enfrentado a lo largo de la vida podemos recordar pocos en los que se respirara un verdadero espíritu navideño, siendo normalmente discos bien identificables con sus autores, con la particularidad de que la temática solía ser navideña. Sin embargo This Is Christmas es un disco navideño, cierto es que no es navideño en un sentido clásico, pero musicalmente da en el clavo con una combinación o alternancia perfecta entre el estándar del estilo (si es que lo hay) y la música de Ash (sí, Tim Wheeler se llevó el gato al agua, el disco tiene ramalazos innegables a su banda). Para sentar las bases de lo que será el disco, después de una brevísima Intro comienza a sonar una contundente guitarra que abre la revisión del dúo del clásico Marshmallow World. No podemos más que recordar la versión de este clásico hecha por ese dúo canalla formado por Dean Martin y Frank Sinatra, nuestra favorita, por el contrario lo de Tim y Emma es todo un espectáculo, sin perder su aire clásico Marshmallow World recibe un aire renovado y festivo al que resulta muy difícil resistirse, en especial cuando canta Emmy, haciéndolo con una fuerza inusitada. A continuación Snowflakes marca uno de los puntos álgidos (aunque aquí poco relleno encontraremos) de todo el disco, haciendo que los que rondamos la cuarentena nos venga a la memoria Wham! y esa canción/video navideño que a buen seguro todos recordamos. Snowflakes es igual de…¿cursi? Puede que sí, pero sería una estupidez dejar de reconocer que es una joyita navideña muy almibarada de tecno pop (absténganse diabéticos, los demás a disfrutar).

Decíamos de Snowflakes que era uno de los puntos álgidos del disco, pero Christmas Moon es la perfección absoluta, un clásico instantáneo de los años 50/60’s en pleno 2011. Las cuerdas, el piano, el contrabajo…todo ello construye una pieza genial que a buen seguro si estuviera en el disco navideño de She & Him hubiera obtenido más reconocimiento, aunque dudamos que Zooey Deschanel hubiera hecho un mejor trabajo a las voces que el de Emma-Lee Moss. Christmas Day (I Wish I Was Surfing) es algo así como un tema navideño de Ash, todo rastro de Emmy The Great parece haber sido borrado aquí, abandonándose en este momento el disco a hacernos pasar las navidades más divertidas de nuestra vida. Jugada que se repite en otras piezas como Jesus the Reintdeer y la tenebrosa Zombie Christmas, donde a pesar de verse con claridad la mano de Tim Wheeler, al menos en esta ocasión la voz de Emma cobra protagonismo, al interpretar ambos temas a dúo con su pareja.

Don’t Call Me Mrs. Chirstmas vuelve a retomar los aires clásicos navideños (campanillas incluidas), pero mezclándolo con esa energía que protagoniza buena parte del disco y terminando de hacernos olvidar que estamos ante un disco conceptual. Home For the Holidays vuelve a subir los niveles glucosa del disco, de nuevo ligeros aires tecno pop con una caja de ritmos que nos marca el ritmo a lo largo de todo el tema y mismo resultado que en Snowflakes, adicción inmediata. Para terminar de repasar el disco hemos de hablar de Sleigh Me y See You Next Year, dos temas que parecen reservados, especialmente See You Next Year con su aire folkie, a Emma, que por fín puede empuñar su guitarra acústica.

Comentar This Is Christmas a finales de febrero cobra todo su sentido cuando te das cuenta de que este trabajo ha conseguido trascender lo navideño para convertirse en un excelente disco de Pop perfectamente disfrutable en cualquier momento. Un trabajo divertido, bonito, a ratos enérgico, a ratos dulce…si hablamos de combinado, este es perfecto. No sabemos si This Is Christmas tuvo mucha repercusión durante estas navidades, pero es un disco que, como mínimo, has de escuchar.

Deja un comentario