LUCKY SOUL
A Coming Of Age (2010)

4 May 2010 | Por | Categorías: 00's, Discos

A estas alturas no es cuestión de irse por las ramas, el tiempo escasea.….todos queremos que se nos pongan las cosas fáciles, la oferta nos desborda. Es injusto, qué duda cabe, pero siempre ha habido más discos por escuchar de los que humanamente somos capaces de abarcar, ahora con Inet mucho más, porque hay que reconocerlo, aquí ya nadie compra un disco sin haberlo escuchado antes. Atrás quedaron aquellos tiempos en los que hacías un pedido confiando en el buen gusto y la honestidad de tu proveedor habitual de vinilo, esos proveedores quedaron en la memoria, los tiempos cambian y ahora probablemente estén en la misma situación que tú, en la oficina, ganando dinero de verdad para salir de vacaciones, para pagar la hipoteca o dar de comer a sus hijos. Y en esas estamos, cada vez cuesta más encontrar la calma necesaria para disfrutar de la música. Nos gusta el Indie Pop (el Pop en general), la inmediatez, la frescura, todo aquello que nos haga sentir vivos y nos aleje de la realidad del día a día. 

Pero hay quién nada contracorriente, quién no quiere transitar el camino fácil y, en definitiva, el que se arriesga a darse de bruces con la incomprensión o la falta de voluntad para captar los matices. Lucky Soul lo tenían fácil, triunfaron con unos 7” brillantísimos, cierto que su calidad fue de más a menos conforme avanzó la carrera del grupo británico, pero Ali Howard y sus chicos consiguieron rematar esos primeras referencias con todo un Lp que conseguía atraparte de principio a fin. También es cierto que apostaron a número ganador, The Great Unwanted reunía lo mejorcito de esos primeros vinilos, imposible fallar con semejantes favores en la mano. Luego les vimos subidos sobre el escenario, quedándonos claro que aquella primera comparación con las Pipettes no podía ser más desacertada. Probablemente, en realidad sin duda, compartían gustos y referencias, pero Lucky Soul se mostraban como una banda de verdad, no como una sospecha de grupo prefabricado. Sus directos resultaban compactos, coherentes, derrochaban fuerza gracias a una banda perfectamente cohesionada, mientras que Ali cautivaba con su imagen y su encantadora voz. Tenían todo a su favor, vendieron bastante para lo mal que está el mercado, pero en base a sus méritos quizás hubieran merecido mejor fortuna.

Quizás hoy, después de escuchar A Coming Of Age, el nuevo Lp de la banda, entendamos por qué Lucky Soul todavía no han llegado a ser más grandes. Son demasiado buenos, no se nos malinterprete, no vamos a rasgar nuestros ropajes a favor de Lucky Soul, no al menos de manera apasionada y poco razonada, pero tenemos que dejar constancia aquí que creemos estar ante una banda muy superior a la clase a la que está adscrita. Los británicos lo tenían fácil con A Coming Of Age, no había más que tirar de frente hacia la Motown, aderezar su fórmula a base de melodías resultonas y ritmos sesenteros. La buena labor de una banda que suena redonda y el carisma de Ali harían el resto….pero no, tenemos con nosotros un Lp que pone las cosas más que difíciles para el que quiera adentrarse en él. Un trabajo que se inicia como todos los fans de la banda hubieran deseado, quizás el mejor primer tercio de disco del año, pero a partir de ahí Lucky Soul hacen exactamente lo que les viene en gana, el que quiera disfrutar tendrá que trabajárselo, para los demás A Coming Of Age quedará como lo que podía haber sido y no fue.

No es que el grupo se haya vuelto loco a la hora de afrontar la continuación de The Great Unwanted, obviamente el estilo sigue siendo el mismo, pero teniendo en cuenta la comodidad a la que muchos aficionados se han hecho, A Coming Of Age no parece ser un digno sucesor en la primera escucha. Hasta los fans más acérrimos de la banda, entre los que nos contamos, quedarán sorprendidos, o más bien descolocados, al descubrir el conjunto de canciones que conforman este nuevo disco. Su escucha no puede comenzar de mejor manera, Woah Billy! es puro Lucky Soul, al menos en el sentido de canción de arrebato, conquista a la primera con un ritmo que haría las delicias del mismísimo Spector, vale que aquí hay mucho más, también aires setenteros, pero como single resulta una apuesta segura. Está claro, situar un caballo ganador en el cajón de salida siempre ayuda, pero aquí no hablamos de un único destello, a continuación nos topamos con White Russian Doll y Up In Flames que logran igual resultado que su compañera de disco, la primera hace volar nuestra imaginación hasta un escenario desde el que Lucky Soul hacen bailar a una concurrida audiencia, en él habría coristas moviéndose al ritmo de una música arrebatadora, Ali al frente….Up In Flames es soulera a más no poder, también dulce, tiene una línea de piano fantástica…menudo trío para comenzar la degustación. Pero no hay tres sin cuatro, Love 3 es un single descarado, a nivel vocal quedamos encantados y nos las prometemos muy felices ante A Coming Of Age.

Sin embargo es a partir de aquí cuando tendremos que empezar a esforzarnos un poco y no precisamente porque el nivel compositivo baje, si no porque Lucky Soul en este momento deciden empezar a desarrollar una personalidad propia que requiere de un buen número de escuchas para ponernos a la altura del genial comienzo del disco. Desde pequeños somos aficionados al country, de modo que los aires camperos de Upon Hilly Fields nos encantan, aunque suponemos que pillarán algo descolocados a los que esperen seguir bailando hasta el fin del disco. A Coming Of Age (el tema) resulta una pieza mucho más adulta de lo escuchado hasta la fecha, también más vigorosa, pero como contrapunto perfecto a su rotundidad nos encontramos con la delicadeza de Warm Water, dulce y melancólica resulta el terreno perfecto para el lucimiento vocal de Ali. Ain’t Nothin’ Like a Shame (To Bring It All Back Home) y That’s When Trouble Begins nos devuelven a la normalidad, a esos Lucky Soul que todos esperábamos escuchar, de nuevo sin sobresaltos y en la línea habitual (que no mejor, en cualquier caso), llevándonos a afrontar la recta final del disco, en la que encontramos tres piezas bien distintas; Southern Melancholy, muy completa instrumentalmente, aunque también pesada en exceso, quizás sea el tema que menos nos convence de todo el conjunto. Our Heart se incia con cierta tibieza y contención, característica de todo el tema, que parece no terminar de despegar, es decir, nos deja siempre con ganas de ese estribillo contagioso que nos arrastre, pero no aquí no hace acto de aparición, lo cual no le resta ni un ápice de gracia. Cerrando el trabajo Could Be I Don’t Belong Anywhere, otra bonita pieza que se enmarca dentro del lado más melancólico del disco.

Mientras leemos la promo del disco elaborada por Elefant Records nos encontramos que, entre otras cosas, dicen del disco que está “lleno de aristas y matices”. No se nos ocurre una mejor forma de definir la impresión que nos ha causado este A Coming Of Age, en especial en lo que hace referencia a las “aristas” (también podríamos decir múltiples caras) que vamos a encontrar en estas doce (trece en la edición de Elefant) nuevas canciones de los británicos. Un disco notable que requiere de constancia por parte del oyente para apreciar la cuantiosa valía de un trabajo que resulta más que digno sucesor del exitoso The Great Unwanted.

2 comments
Deja un comentario »

  1. No habia leido todavia tu reseña, creo que refleja exactamente lo que me ha parecido a mi después de escuchar repetidas veces el disco, de verdad.
    Joan.

  2. Hooola Joan,

    Ahora que todavía ha pasado más tiempo desde que empecé a escuchar el disco, mi opinión sobre él todavía es mejor. Será que soy un ser muy débil, pero a mí estas melodías es que me vuelven loco, no puedo evitarlo. Habrá que estar en el Lemon Pop en Septiembre para verle las piernas a Ali Howard 🙂

    Saludos,
    Manuel Soleado

Deja un comentario